NOTICIAS

Les invito a leer esta interesante historia

/
Antonio Manuel Nápoles Rivero (Director de Gestión del Conocimiento IGP)


Les invito a leer esta interesante historia relacionada con una de las bebidas más famosas de Cuba y el mundo y qué relación guarda con la Geología y la Minería. Espero la disfruten.

El Daiquiri – el coctel minero.

Rafael Tenreyro Pérez

Introducción
El Daiquiri es reconocido como el coctel de ron más popular y en cualquier encuesta clasifica siempre entre los cinco más consumidos en el mundo. Lleva el nombre de una mina de hierro situada al Este de Santiago de Cuba y no es por casualidad. A continuación, la historia de la creación el Daiquiri.
¿Cómo nació el Daiquiri?
La combinación de 2/3 de aguardiente y 1/3 de limón era, sin lugar a dudas, la mejor mezcla para entonarse el estómago y efectivo calmante para la sed consumido por los campesinos cubanos y de los mambises en sus campañas contra el ejército colonial español durante la segunda mitad del Siglo XIX. Era también un excelente remedio rico en vitamina C para cicatrizar las heridas o para reponerse después del combate. Algunos preferían endulzar esta mezcla con raspadura o miel. Es la “Canchánchara” el nombre que dan a esta bebida.
Según se cuentan los protagonistas, un caluroso día de junio de 1905 el ingeniero Francesco Domenico Pagliuchi, administrador de las minas de El Cobre, visitó al también ingeniero y geólogo Jennings S. Cox en la mina de hierro Daiquirí. Después de terminados los asuntos de trabajo, Pagliuchi sugirió tomar algo.
Cox se disculpó:
- Me va a perdonar, en mi despensa ya no me queda ni gin, ni vermut, ni whisky, pero, tengo bastante ron.

Inmediatamente puso en una coctelera ron, azúcar de caña, limón, abundante hielo finamente picado y lo batió bien, sirviéndolo sin colar con el hielo granizado.
Pagliuchi le preguntó:
- ¿Cómo se llama este cóctel?

A lo que Cox respondió:
- No tiene nombre … yo le llamo Rhum Sour.

En los Estados Unidos era popular un coctel que se llama Whisky Sour. El Whisky Sour es un cóctel que contiene Bourbon whisky, jugo de limón, azúcar y, opcionalmente, clara de huevo. Se agita y se sirve directamente o sobre hielo. Tradicionalmente se adorna con una rodaja de naranja y una cereza. Entonces Pagliuchi le dijo:
- Ese nombre es muy largo. ¿Por qué no llamarlo Daiquirí?

A Cox le encantó en nuevo nombre. Con el ánimo del descubrimiento, un par de semanas más tarde ambos visitan el Bar Americano del Hotel Venus en la ciudad en Santiago de Cuba. Pagliuchi se recostó en la barra y haciéndole un guiño a Cox le dice al cantinero:
- Barman, por favor, sírvanos un Daiquirí.

El cantinero asombrado le dice:
- Me excusa, pero yo no conozco ese coctel.

Al instante Cox y Pagliuchi se pasaron del otro lado del mostrador y prepararon varios Daiquirís para los presentes con un éxito inmediato.
Durante algún tiempo fue consumido en la ciudad y adoptado por la oficialidad norteamericana como coctel insignia, ya que fue precisamente en la playa de Daiquiri donde desembarcaron sus tropas el 25 de abril de 1898. Además, el Servicio Médico de la Armada lo instauró como remedio para prevenir el escorbuto.
El manuscrito de la receta original de Cox ha sobrevivido e incluye: el jugo de seis limones, seis cucharaditas de azúcar, 177 ml de ron Carta Blanca, dos pequeñas tazas de agua mineral y un montón de hielo picado, todos agitados juntos en una coctelera.
El Daiquirí llega a La Habana, de la mano del propio Pagliuchi en un viaje suyo a la capital cubana, donde alcanza la fama definitiva y la notoriedad que lo convertiría en uno de los mitos de la coctelería mundial.
Esta es la receta original escrita a mano por el ingeniero Cox y que aún se conserva.
Años después, Pagliuchi contaría el paso del Daiquirí a la celebridad en carta al director del periódico El País, de La Habana. En la misiva narró la “verdadera versión” de cómo se inventó el glorioso coctel